Registrarme
Entrevistas | Vie, 27 de Oct de 2017

`Un disco histórico, rompíó un montón de récords´



“Solos En América” fue otro de los grandes hitos que tuvo la década del ´80 para Miguel Mateos. Después del éxito sin precedentes de “Rockas Vivas”, este trabajo significó un cambio en el sonido de Zas, y la expansión del músico a nivel continental. A tres décadas de su lanzamiento, Mateos relanzó el disco remasterizado y se embarcó en una gira nacional para celebrarlo en vivo. En una carrera solista que le da lugar tanto a revisar su pasado glorioso, como también a seguir publicando material nuevo, Mateos llega este sábado 28 a Rosario en plan celebratorio para repasar el disco completo. Antes del show en el Teatro El Círculo, charló con RosarioRock.com sobre la relevancia de “Solos en América”, este relanzamiento a través de Sony Music, y la presente gira.

La historia comenzó después de que se levantara, a través del INAMU (Instituto Nacional de la Música), el embargo sobre el sello Music Hall, que permitió la recuperación de los derechos sobre su propia obra. Consultado sobre este proceso, Mateos resaltó la gestión del INAMU. "Fue bárbaro. Nosotros veníamos peleando por la recuperación de esos derechos en forma particular, junto con mi hermano Alejandro, desde antes de que existiera el INAMU. Ante la aparición y gestión del Instituto como ente abarcador, nacional, que me defendía no solamente a mí, sino también a un montón de artistas involucrados. Se genera este reintegro, esta recuperación de los derechos a cada uno de los intérpretes y autores de las obras. No solamente “Rockas vivas”, ni solamente Miguel Mateos, una parte del acervo cultural del rock argentino estaba en ese catálogo".

El músico de 63 años dio más detalles. "También se recuperó el master, que estaba tirado ahí en un despacho de tribunales. El master en un DAT, estéreo, lo enviamos a Los Ángeles, para remasterizarlo y de alguna manera refrescarlo, con todo el protocolo análogo, de vinilo, que de hecho ha salido doble, respetando el disco original. Fue un proceso duro, arduo, largo, pero que en este caso de “Solos en América” tuvo un final feliz". Con respecto a sus otros discos de esa década, Mateos aclaró que "todavía seguimos peleando con el resto del material, con “Huevos”, con “Tengo que parar”, pero creo que vamos a salir adelante con eso. Con “Rockas vivas” hay un pequeño detalle, que estamos tratando de superar, pero en principio también estaría liberado. Lo estamos haciendo de a poco. Ese disco, con todo lo que ha significado, y sigue significando, también va a tener un tratamiento muy especial".

Esta liberación de la obra, y el hecho de que esté cumpliendo un aniversario redondo, generaron una buena ocasión para celebrarlo. "Se cumplieron los 30 años y por esa misma razón lo estamos reeditando, remasterizando, dándole la importancia de lo que significó ese disco, para mí, y para todo el grupo que lo hizo. La banda de ese momento estaba formada por mi hermano Alejandro Mateos en batería, Cachorro López en bajo, Carlos García López en guitarra y Julio Lala en teclados. Esta banda grabó el disco y salió a defenderlo en vivo por toda América. No es que yo lo haya contratado a Cachorro para el bajo, no era un músico invitado, sino que era parte de la formación. Es un disco multiplatino, del momento que se vendían discos, y escuchándolo hoy remasterizado suena tan jovial, tan actual. Fue hecho por The Bakery, una agencia en Estados Unidos que se encarga del protocolo análogo, le dio todo un carácter, suena tremendamente actual".

Con hits como "Cuando seas Grande", "Mi sombra en la pared" o "Es tan fácil romper un corazón", dentro de un disco de doce tracks (diez temas más dos dance mix) “Solos en América” fue el trabajo que marcó una evolución en el sonido de la banda, y que le abrió las puertas a nivel continental, en Sudamérica y México. Mateos lo recordó como "un punto de ruptura total con “Rockas vivas”, yo venía de un suceso muy importante a nivel nacional, y quería cambiar, explorar cosas, no quería repetirme. Creo que ese es un punto de ruptura, a nivel sónico, de estructura, de contenido. Realmente es un punto de partida muy importante. Fuimos a Los Ángeles a grabar un disco que iba a ser histórico, porque rompió un montón de récords y fue tomado como bandera en una movida cultural muy fuerte, que se generó en México y se llamó Rock en tu Idioma. Se generó un camino de ida y vuelta con artistas que vinieron después. Generó toda esa movida latina que hoy sigue vigente".

A Mateos se lo notó entusiasmado por esta gira nacional, que lo está llevando por las principales ciudades del país, y que desembarca este sábado 28 al Teatro El Círculo. "Estuvimos casi un mes de laboratorio para reproducir los sonidos, típicamente ochentosos, de sintetizadores, secuenciadores, sonidos a batería. Nos pusimos a ensayarlo dos semanas, y arrancamos la gira la semana pasada en San Juan y Mendoza, fue realmente un suceso, la gente recibió el show muy bien, y yo me sentí que estaba haciendo algo bien también. Los temas suenan bárbaro, el show es muy impactante. Seguro vamos a llegar a El Círculo realmente afilados". La gira terminará con la presentación en el Estadio de Obras, mismo lugar donde presentó “Solos en América” en junio del ´87. Lo mismo había hecho en 2010, cuando tocó “Rockas vivas” en el Luna Park, 25 años después de su presentación original, en el mismo lugar. "Me rijo por esos ciclos, por eso mismo también la reedición del disco. Si bien la gira nacional termina el 18 de noviembre en Obras, nosotros seguimos, vamos a Chile, a Perú y Costa Rica, creo que el último show es en diciembre. Seguimos trabajando".

En los últimos años, Miguel Mateos viene, por un lado, celebrando sus clásicos, propuesta que tiene una demanda de público asegurada, pero a la vez también componiendo y publicando música nueva. De hecho ya lanzó dos discos en esta década  —“La alegría ha vuelto a la ciudad” (2013) y “Electropop” (2016), el primero de una trilogía, que espera completarse con un disco acústico y otro rockero—. Sobre cómo conviven estas dos facetas de una misma carrera solista, Mateos explicó que "si me dejo llevar por la asistencia del público, que en los dos shows que ya hicimos estuvieron sold out, con dos generaciones de público, tengo que satisfacer la demanda. Reviso mi obra y estoy muy contento con ella, soy muy respetuoso de mi obra. Nunca renegué de "tengo que tocar este tema de vuelta", porque sé lo que representa para la gente. Sin embargo, me podría quedar tranquilamente sentado, tocando los mismos temas de siempre, un show tras otro, pero cada dos años hago un disco nuevo. De hecho tengo ahora tengo dos discos más pensados para el año que viene. Sigo trabajando, soy culo inquieto, sigo mostrando cosas, sigo experimentando, explorando, y estudiando también. Amo mi profesión realmente".

Fuiste uno de los números más importantes del BA Rock en los ´80, ¿Te llamaron este año, que el festival se volvió a realizar? ¿Te hubiera gustado participar?
Sí, me llamaron, pero no nos pusimos de acuerdo. Teniendo en cuenta que ya teníamos el Obras para el 18 de noviembre, no me pareció oportuno mezclar las cosas. Será para la próxima, o no será nada. Pero sí, fui convocado.

En líneas generales, ¿Cómo ves el mapa de festivales de la actualidad? Donde conviven no solo distintas generaciones de músicos, sino también diferentes estilos musicales. Todo es todo más abierto, más diverso ¿Te gustaría participar más?
Todo es maravilloso. Participé de un festival en Perú, en México, con números internacionales y demás músicos argentinos también. Fui al Mal Machaca Fest en Monterrey este año, y también estamos viendo la posibilidad de hacer en México algunos más. Estoy muy abierto, me parece maravilloso, y espero ser tenido en cuenta en alguna convocatoria.

¿Cómo va a ser el show del sábado? ¿Tocan el disco en el mismo orden?>
Vamos a repasar el disco completo, pero no exactamente en el mismo orden. Con una estética especial y una secuencia para el vivo, que es diferente a la del disco, igualmente hay uno o dos cambios, nada más. Se divide en dos partes, con un pequeño intervalo de cinco minutos, cambiamos y después hago otros diez clásicos míos, medio como enganchados, y se arma un tole tole bárbaro.

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo