Registrarme
Entrevistas | Jue, 11 de Abr de 2013

''Siempre hicimos nuestro propio camino'' Mantu, de Bulldog


Fiel a su costumbre de no cruzarse los brazos, Bulldog arrancó el año con dos presentaciones importantes. En enero, los rosarinos llenaron Groove en Buenos Aires y luego participaron en el cierre del Festival de La Cueva en Perito Moreno, Neuquén. En estos momentos, mientras graban su próximo disco que saldrá inminentemente, en vez de encerrarse plenamente en el estudio salen a tomar un respiro para dar un show el sábado 13 de abril en Willie Dixon junto a sus amigotes de Mal Momento para despedir el gran éxito que fue "Pogo, Punk y Sentimiento".

Nos pusimos en contacto con Mantu y aparte de de hablar del álbum, el cantante escarbó en el pasado de la escena musical rosarina y sacó a flote recuerdos de la banda.

Actualmente están abocados a grabar el nuevo trabajo discográfico. ¿En qué instancias se encuentran?
Venimos muy bien, estamos re contentos. Fue un disco que nos llevó mucha pre-producción, estuvimos casi un año laburando en esto. Ahora hace dos semanas que estamos grabando voces, arreglos, coros. Después faltarían la mezcla y el mastering. Desde el vamos teníamos la idea de realizar un disco conceptual, con cada canción interconectada con otra, todas parte de una ciudad y que integran algo mayor conocido como “Ciudad deseo”. Así se llama el álbum.

¿En estos momentos grababas algún arreglo o estabas haciendo un tema en especial?
Estaba terminando de grabar una canción que se llama “Donde nadie ve el sol”.

El nuevo álbum contó con la participación especial de Javier Robledo (baterista de Cielo Razzo) en la producción. Contáme un poco acerca de eso...
Es la primera vez que trabajamos con él. Le habíamos propuesto ser nuestro Drum Doctor, pero luego se fue copando con la obra en general y quiso seguir aportando cosas. Cada uno que se fue sumando a esto terminó enganchándose mucho con la obra. Le metimos mucho de nuestra impronta para ir mejorando cada pequeña cosa. La verdad es que estamos muy contentos con el resultado de las cosas y con el trabajo de Javi. Antes quizás no nos deteníamos tanto en revisar cada pequeño arreglo; ahora sí.

Este sábado tocan acá en Rosario junto a Mal Momento. ¿Recordás en qué momento se conocieron?
La verdad que no. Sé que fue en la época de Cemento. Nos empezamos a conocer en festivales punks que se hacían en aquel momento. Después surgió una amistad y realizamos una serie de intercambios. Son de la vieja camada de los punk rockers que van quedando.

Y en este show... ¿Van a estar adelantantando algún tema nuevo?
No, no. Cuando salga el disco, que salga con todo. Ahora lo que hacemos es la “despedida” de Pogo, punk y sentimiento. Luego, cuando editemos el nuevo CD, lo presentaremos de manera pertinente. Es un álbum bien bulldoguero, que por ahí puede llegar a atraer a otro público.

Bulldog siempre se mostró bien predispuesto a participar de festivales con fines benéficos. Ahora van a tocar en la Plata… ¿Qué opinás de lo que ocurrió?
Sí, pero te cuento: se pasó para mayo. Este es un país en cual siempre está la palabra de uno contra la del otro y en el medio queda la gente. Los que tienen que manejar todo se van peleando y mientras pasan estas cosas.

Bulldog viene de la vena punk y lo formaron cuando ustedes eran chicos. Mamando toda esa influencia punk, ¿de que manera esto afectó a tu vida cotidiana, familiar y demás?
Creo que influyó en la forma de manejarme independientemente en todo. Nosotros tomamos parte del “Hazlo tú mismo” y nos movilizamos sin pedir ni tener nada con ningún tipo de organización. Siempre hicimos nuestro propio camino. Sea como sea, el éxito en Argentina es estar 20 años juntos haciendo algo: ya sea un matrimonio, una empresa o un grupo de música. Somos unos sobrevivientes y ese es nuestro mayor éxito.

¿Te acordás como era la escena musical cuando arrancaron, allá en 1989?
No había muchos lugares para tocar, pero lo bueno es que nosotros salíamos a buscar. Íbamos a bares y a clubes y ahí tratábamos de organizar. No era como ahora que tenés cinco o seis lugares. En ese momento había que inventar todo: las tarimas se hacían con cajones de cerveza, los carteles a mano, y luego se mandaban los afiches a la imprenta. Era otra fase vivida que hoy por hoy no transitan las bandas que recién empiezan, ya que tienen otras comodidades. Lo positivo es que en aquel momento tuvimos la actitud de empezar a empujar, así como tuvimos la impronta de empezar a mandar casettes a Buenos Aires y luego irnos en colectivo a Mendoza, Puerto Madryn o donde sea. Teníamos mucho empuje, no nos paraba nadie. De la escena de aquel momento recuerdo a Los Vándalos, por ejemplo.

¿Y ahora te encontrás con músicos de aquella época?
No, mucho no. Sí, por ahí a mucha gente de la vieja camada heavy metal. Hay algunos que eran músicos y otros no. Pero la verdad es que nosotros íbamos haciendo la nuestra.

¿Cuál fue el lugar más loco en el que tocaste con Bulldog?
Mmm… a ver (piensa). El lugar más loco creo que se llama Potrero de Los Funes, en la provincia de San Juan. Es como arriba de una montaña y tocamos adentro de la montaña, en una islita que quedaba en el medio de un lago. Eso fue uno de los sitios más raros. Después, una vez realizamos un show en un club de Rio de Janeiro y había una sola persona.
Recuerdo también una vez haber tocado en un sótano de La Plata, en el cual había una bombita colgando del cable y ahí tocábamos. Estaban todas las paredes llenas de humedad y abundaba el olor a transpiración. La verdad hemos estado en todo tipo de antros y suburbios, tanto acá como en Chile, Perú o en otros lados. Pero también tuvimos el privilegio de estar en Plaza de Toros de Madrid, España, acompañando a una banda de allá o también en las fiestas de Zaragoza para 20 mil personas. Tuvimos de todo un poco.

Aprovechando que estamos hablando del pasado, ¿te acordás con qué disco te volviste loco y dijiste: “Uh, quiero hacer esto”?
Sí, con el Dinasty de Kiss. Me acuerdo que estaba en Mar del Plata con mi viejo y mi vieja. Íbamos caminando y me lo compré porque me encantaba esa tapa, con los cuatro Kiss pintados. Había un tema que me encantaba: “I Was Made For Lovin You”. (Mantu se pone a tararearlo). Ese álbum me marcó. Después empecé a escuchar a los Ramones y a Sex Pistols.
En fin...Esperemos que el sábado vaya mucha gente y les guste a todos. Va a ser un show bueno. Estamos ensayando mucho y sonando bien.

 

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo