Registrarme
Shows | Jue, 17 de Mar de 2011

Sick Of It All Potencia old school


Martes 15 de marzo - El Rastro (Metropolitano)

Estamos a miles de kilómetros de Japón y, por ende, ponemos en duda que el río Paraná se levante embravecido en forma de tsunami. De todos modos, lo que la naturaleza no hizo acá sí lo hicieron un grupo de pibes de distintos rincones. De Estados Unidos, de Canadá, Rosario, Córdoba, Buenos Aires y también de algún otro lugar. Una congregación de gente unida por sólo una cosa: el hardcore.

 
 
 
El pasado martes, celebrando su 25º aniversario, Sick Of It All bajó nuevamente a Rosario, después de casi trece años, esta vez, junto a Comeback Kid para dar un show sin clemencia ni cuartel en el Salón Metropolitano del Shopping Alto Rosario que se transformó en una especie de central de Fukushima local totalmente fuera de control.
 
 
 

Mirame A La Cara, Fuera de Kontrol (que reemplazó a último momento a No Kontrol) fueron las primeras bandas en abrir la tarde/noche. Némesis, el nuevo proyecto liderado por Federico de S.A.C, irrumpió con un potente hardcore de pesada cepa old-school  al que el público respondió rápidamente. Por su parte, Knockout brindó un set con su característico sello: saturado de fuerza y rabia dándole una repasada, y ya despidiéndose, de su LP Cielo En Llamas (estarán presentando su nuevo material en mayo junto Purification de Italia) haciéndose dueños del escenario y preparando a la extasiada gente para lo que se vendría.

 
 
 
Después que KO hiciera transpirar y luego de unas pruebas de sonido de rigor, fugazmente los canadienses de Comeback Kid fueron saliendo uno atrás del otro yendo a ocupar sus puestos para, sin demasiados trámites, hacer lo suyo. “Do yourself a favour” –de su último disco Symptoms + Cures- fue el elegido para arrancar y desestabilizar el primer reactor de esta central atómica local que se había convertido el salón El Rastro del Metropolitano. Formados en 2002, los de Winnipeg fueron atizando su repertorio con temas como “Broadcasting”, “Die Tonight”, “Partners in crime”, “Talk is cheap” llenos de ese “hardcore moderno” en que de una excelente forma combina lo mejor del género tradicional con una cara moderna de esta tendencia. Al igual que la banda, gran parte del público puso su carga de de energía, pasión y emoción durante la tenacidad de los canadienses en el escenario y sobre todo cuando iban terminando con las canciones “Changing faces”, “The trouble I love” y “Lorelei”.
 
 
 

El reloj daba las 23 y lo tan esperado al fin se concretaba: los hermanos Koller, Craig Setari en primera fila hicieron que los ojos de muchos se percataran que realmente estaba sucediendo. Sick Of It All, después de casi treces años desde que tocaron en Vivencias (Mendoza y Mitre), por aquél entonces presentando Call To Arms, nuevamente estaban en Rosario. No pasaron muchos segundos desde que arrancaron con “Good lookin’ out” cuando el Salón se convirtió en un caos de proporciones apocalípticas de euforia, mosh y gritos. “Death or jail”, “The Divide”, “America” venían una atrás de la otra con la intensidad de terremotos y tsunamis. Lou Koller desmenuzaba su garganta con esos temas y con una emocionada sonrisa al mismo tiempo mientras preguntaba: “Es bueno estar de vuelta, ¿quién de acá estuvo en el recital del 98?”.

 
 
 
“Are you ready for step down, Rosario?” gritaba y todo parecía venirse abajo. Eso era lo bueno. Imaginarse que a unos cuantos metros algún tipo está viendo una película no muy buena en el cine del shopping, al lado de una señorita con la que sale por segunda vez. Se le cae el pororó de la boca mientras trata de mirar de coté el escote de la acompañante. No tiene ni la más remota idea de que Pete Koller está dando vueltas alrededor de sí mismo, salvajemente, con su crestita amarilla y con sus ritmos frenéticos en la guitarra. No se le ocurre que hay un torbellino de gente volando, unos encima de los otros, haciendo circle-pits, mosheando con clásicos como “Die Alone”, “My Life”, “Friends Like You” o “Scratch the surface” o incluso que Moncho de Minoría Activa está cantando junto a ellos “Rat Pack”. Jamás va a saber que El Rastro se convirtió en un pequeño Japón a merced del poderoso y brutal hardcore de SOIA que fue un terremoto, un tsunami y una planta nuclear ardiendo.
 
 
 

Una hora de adrenalina en forma de voces ásperas, guitarras vertiginosas, bajos gordos y baterías tronadoras en una noche inolvidable e imborrable. Gente real, música real y vida real. De eso se trató y trataba todo. Sick Of It All pasó por Rosario y nuevamente hizo historia.

Ver Nuevas fotos

 

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo