Registrarme
Shows | Mie, 7 de Nov de 2007

Festival Yeah! The british sound


Fecha: 2 de noviembre de 2007 – Estadio Vélez Sarsfield

Otro festival se sumó a las numerosas propuestas musicales que por estas fechas ya suelen ser comunes en nuestro país. En su primera edición, el Festival Yeah! presentó un line-up conformado por tres bandas internacionales: The Killers, Travis y Starsailor. Las dos últimas provenientes de Escocia e Inglaterra respectivamente y, los oriundos de Las Vegas, The Killers, cuyo sonido (a pesar de ser de Estados Unidos) remite a influencias también británicas. Entonces el combo musical resulta casi perfecto para la ocasión.
El festival sufrió de ciertas falencias a la hora de la organización: demoras en las colas para la entrada al estadio; retraso en la apertura de las puertas, motivo que provocó que muchos se quedaran sin ver a Starsailor (a pesar de estos inconvenientes en el ingreso, comenzó puntual, a las 20.00, con poca gente aún en el estadio); y demoras excesivas entre las actuaciones de los artistas (¡The Killers salió a escena una hora después que Travis!).

Starsailor dio el punta pie inicial, sonando muy ajustados y logrando que el público enseguida responda a su actuación. Recorrieron, en 50 minutos de show, el material de los tres discos que tienen en su haber hasta el momento, cerrando con una extensa versión de “Four to the floor”, el hit de su segundo trabajo Silence is Easy que los hizo trascender a nivel mundial gracias a una curiosa versión remixada. La banda de James Walsh (vocalista/guitarrista) se presentó también días atrás en el Teatro Roxy, en un recital más íntimo y extenso. En ambos casos justificaron el lugar que se han ganado en la escena: no son tan populares como otras bandas de su género, pero se sostienen a fuerza de letras oscuras y cierto desgarro emocional que les inyecta climas intensos y dramáticos a su música.
Luego les llegaría el turno a los escoceses Travis. Y aquí, la gran sorpresa de la nonche…Una entrada al escenario por la pasarela central con la música de… Rocky! Todos los integrantes con camisetas de Argentina, con sus respectivos nombres. Muchos habrán pensado: “Uff, otra vez la banda ‘de afuera’ que adora a nuestro público”. Pero ese acto, con el transcurso del show, se transformó en un gesto verdadero de sinceridad.

Si bien Travis sigue siendo maltratada por cierto sector de la prensa, sobre todo porque sus últimos trabajos ya no sorprenden, es indudable que con el sonido melancólico de su álbum The Man Who (allá por el año 99) abrió las puertas para que muchas otras bandas cosecharan gran éxito dentro de la segunda etapa Brit-Pop (caso Coldplay, Keane, Snow Patrol, e inclusive sus eventuales compañeros de escenario: Starsailor).
Travis se puso a la altura de los acontecimientos, brindando una actuación de una hora y media de duración (dato no menor para un festival), con una lista de temas muy bien seleccionados para la ocasión, que abarcó toda su discografía y donde no faltaron: “Sing”, “Side”, “Closer” (el single de su último disco The boy with no name), y otras joyitas como “Writing to reach you”, “Pipe dreams”, “Flowers in the windows” (en versión acústica), “The beautiful occupation”, “All I want to do is rock” (con el guitarrista Andy Dunlop tocando arrojado de espaldas al público, mientras las manos de sus fans lo sostenían) y cerrando con toda la gente rebotando con “Why does it always rain on me?”.
Fran Healy (su cantante y líder) demostró ser una persona muy sencilla, sensible, y junto al resto de los integrantes, disfrutó de cada momento de la noche, con guiños de humor, transformando la melancolía en una fiesta dotada con un pop efectivo y melodías luminosas. Muchas sonrisas, todos contentos y a esperar por The Killers

La banda de Brandon Flowers (voz y teclados) recurrió a una fórmula diferente a la de Travis: volumen elevadísimo, una puesta en escena de ciertos aires glam (con luces y flores adornando los equipos), telón de fondo con el nombre de su último disco Sam´s Town (formado también por pequeñas luces rojas). The Killers, desde el comienzo, demuestra por qué es una de las bandas más populares del momento con tan solo dos discos muy efectivos y enégicos, y un cantante que entona y gesticula como un verdadero showman, impregnando cada interpretación con verdadera pasión, porque él lo siente hasta en los huesos.
La hora de duración del show de The Killers se puede definir como “palo y a la bolsa”. Así se sucedieron tanto los hits de su último disco como el de su exitoso debut (Hot Fuss): “When you were young”, “Read my mind”, “Bones”, el pegadizo “Somebody told me”, hacia el final “Mr. Brightside”, y el cierre con “All these things that I´ve done”. Todos ellos, por cierto, muy festejados por el público.
Además, el grupo se dio el lujo de interpretar un cover de Joy Division (“Shadowplay”), que hicieron para el film “Control”, basado en la vida del mítico Ian Curtis. No fueron tan espontáneos como Travis, cumplieron al pie de la letra en cada movimiento en escena, pero desde el comienzo ya tenían a la audiencia en el bolsillo. En lo musical la banda siempre se sostuvo con firmeza, anclados en su sonido retro new wave y con el toque dance-rock que los coronó en el mundo.
Así se cerró una buena noche de música, otro festival que suma figuras internacionales que llegan a nuestro país. Al término, se percibía como cierto asombro entre el público que abandonaba el Estadio de Vélez, sorprendido por la actuación de Travis, que a pesar de no ser el número principal parece haber estado un paso delante del resto en su presentación en el Yeah!

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo