Registrarme
Entrevistas | Vie, 13 de May de 2016

`Estamos constantemente en movimiento´

 

Eruca Sativa se constituyó como potencia no solo desde sus discos. El primer hechizo llega cuando se los ve y oye en vivo. Allí se despejan dudas y sorprenden a base de rock duro, crudo y muy potente. Dos voces femeninas y una masculina. Guitarra, bajo y batería. Con solo eso son capaces de conmover. La banda la integran Lula Bertoldi, Brenda Martin y Gabriel Pedernera. De Córdoba para el mundo. Un corta carrera (8 años) bastó para llenar un Gran Rex, grabar en vivo una especie de sinfónico (Huellas Digitales) y llenar a pleno un Luna Park.

“La canción “perfecta” es aquella que tiene mucha coherencia entre la letra y la melodía”, sintetizó Lula Bertoldi a la hora de describir su trabajo compositivo. No sabemos si se  logra la “perfección” (en realidad eso sería un debate filosófico de si eso existe) pero lo que sí estamos seguros es que la banda cuenta con un caudal de seguidores que van a defender esa idea. Ellos lo saben. Con solos tres discos de estudios supieron cautivar a un país entero. Desde su aparición nunca dejaron de recibir elogios. Músicos del palo y de otros estilos, periodistas y jóvenes, que comienzan a indagar en el mundo del rock nacional, sienten profunda admiración por ellos.

Suelen visitar seguido Rosario (ver links más abajo de sus últimas coberturas). Esta vez se demoraron por un acontecimiento no menor. Lula y Brenda quedaron premiadas casi en simultáneo y entraron en el mundo materno hace poco. Una historia bellísima de una banda que sin dudas funciona como una familia. “Somos un proyecto de un gran equipo y nos queremos muchos. Eruca es una gran familia”, afirmó la cantante y guitarrista.

Antes de tocar en Rosario este sábado en el Teatro Vorterix, charlamos con la cantante y guitarrista Luisina “Lula” Bertoldi. Una charla distendida donde nos contó su perspectiva de la banda en el pasado y presente. Adelantó que se viene un nuevo material: “Será un disco distinto en cuanto a sonido y canciones”. “Cada letra es una oportunidad para decir algo importante y dejar un mensaje”, concientizó la cantante al reconocer la importancia que tienen sus composiciones en sus seguidores.

De los últimos años, sin dudas, una de las bandas más reveladoras del momento que se constituyó a base de esfuerzo, trabajo y mucho amor por la música.

Luego de tres discos de estudio, uno en vivo (Huellas Digitales) y una presentación en Luna Park. ¿Cómo definirías el ADN de la banda?
Los tres tenemos en común un Norte. Un motor que nos guía en la búsqueda de una melodía, de canciones, el sonido o el audio que nos define en cada momento. Por suerte no es una banda estática: todo el tiempo estamos buscando el cambio y el movimiento. Año tras año, disco a disco vamos buscando sonidos nuevos o nuevas formas de cómo cambiarnos las “vestimentas”. Nos gusta mucho eso y es el motor de la banda.

¿El sonido que los define lo buscaron o lo encontraron inconscientemente?
Por un lado, la búsqueda nunca cesa por esta cuestión de querer cambiar y no repetirnos. También cada época de la banda está marcada por un sonido. Entonces es como que siempre estás buscando algo nuevo, lo encontras y seguís después continuas buscando. La búsqueda nunca se termina.

¿Cómo llevaron adelante esa búsqueda?
Es medio inconsciente porque para nosotros esa búsqueda es algo natural. Nos sale solos. Nos gusta ir por ahí en la búsqueda de ese cambio. Es nuestra forma de vernos a nosotros. Tocamos mucho y por ahí nos cansamos rápido. Entonces eso exige que nos renovemos todo el tiempo.

Imagino que tocar siempre las mismas canciones cansa a veces.
No tanto por eso sino porque dentro de la sala también van surgiendo cosas nuevas y nos dan ganas de tocar esas cosas nuevas. O incluso se nos ocurren ideas para las viejas canciones. Es variado el tema.

¿Cómo encaran el proceso compositivo? ¿Siempre trabajaron de la misma manera?
Trabajamos juntos y separados. En realidad tenemos muchas formas de componer. A veces uno compone en su casa, lo muestra y lo laburamos los tres, desde la letra  hasta las melodías y arreglos. Somos muy unidos. Nunca nadie obligó a tocar de determinada manera. Trabajamos y funcionamos como equipo.

¿Qué priorizan más: lo lirico o lo musical?
Todo. Creo que la canción “perfecta” es aquella que tiene mucha coherencia entre la letra, la melodía y el arreglo. Cuando esas tres cosas se logran es casi perfecto lo que se logra. Hay que trabajar mucho todas las partes de la canción para llegar a eso.

Los seguidores de Eruca no paran de crecer y son muy enérgicos. Uno de las que cosas que más se resalta es cómo ese público se apropia del significado de las canciones. ¿Crees que esos significados cambian con el tiempo?

Más que nada eso no da una responsabilidad. Creo que las letras son importantes. Mucha gente nos escucha y somos conscientes de eso, independientemente de que siempre escribimos lo que nos parece a nosotros. Sabemos que la mayoría son jóvenes y estamos atentos a ese detalle. Cada letra es una oportunidad para decir algo importante y dejar un mensaje. Tratamos de dejar algo relevante, de sentido.

¿Qué es lo que no permitirías que falte en una letra de tu autoría?
Que no le falte corazón. Sino tiene eso, deja de ser canción directamente. Prefiero hacer otra. Desde lo personal creo que ese es el espíritu de una canción.

Desde que comenzaron con la banda atravesaron un montón de momentos. De aquella chica de 22 años al presente, viviste un montón de acontecimientos importantes. El último fue la maternidad. ¿Cómo viviste esos momentos y cómo te llevas con estos cambios?

La verdad que muy bien. Lo tomé naturalmente. Creo que Eruca siempre fue una gran familia.  El hecho de que con Brenda hayamos quedado embarazadas casi al mismo tiempo, también es un dato importante. La mitad de la banda tuvo un hijo (risas). Nuestra maternidad nos implicó a todos, no solo a nosotras en nuestras casas. Vamos todos juntos a todos lados. Ellos (nuestros hijos) ya son parte de Eruca. Somos mucho más que una banda, es un proyecto de todos y de mucha gente que nos queremos. Estamos todo el día en Eruca por suerte. 

Llegaste a un momento en que Eruca Sativa es tu vida en sí al ciento por ciento.
Es una gran parte de mi vida. Mi hijo, Julián, ya es parte de la banda. Lo llevo a los shows, de gira y vive la de Eruca. Desde que estaba en la panza que lo lleve de gira.

Hace poco presentaron una nueva canción (Nada Salvaje). ¿Es un indicio que se viene un disco nuevo?
Si. Nada Salvaje es un single que sacamos el año pasado y es como abre la puerta para un disco nuevo, estamos trabajando en eso. Le dimos un simple pantallazo. Se viene un disco que va a estar bueno. Será bastante interesante en cuanto a audio y canciones. Será un disco muy distinto. Estamos muy contento con lo trabajado.

¿Cómo se preparan para el show en Rosario?
Muy entusiasmados de volver a Rosario. El público es súper caliente, muy eufórico. Sabemos que viene muy bien la venta de entradas y estamos ansiosos por el show. Esperamos sea una gran fiesta.

¿Qué canción elegirías para representar tu carrera musical? ¿Cuál sería la banda de sonido de tu trayectoria en la banda?
Creo que la canción de Gustavo Cerati (Soda Stereo) “Zona de promesas”. Por la frase “Tarda en llegar y al final hay recompensa”. Si uno le pone corazón, toma su tiempo pero al final llega lo que tiene que llegar. Creo que nos representa en todos los sentidos.

 

 

Escrito por:
José Luis Morelli
Hombre, 27 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo