Registrarme
Shows | Mar, 11 de Nov de 2008

Quilmes Rock 08 - Día 1 Canto y baile rioplantense


Fecha: 7 de noviembre de 2008 – Hipódromo

¿Qué sería de la música sin los festivales? Con un sponsor a cuestas, las propuestas de amontonamiento de bandas son cada vez más frecuentes en distintos puntos del país. Rosario tenía esa materia pendiente hasta hace algunos años. De a poco, Quilmes logró que nuestra ciudad tuviera un espacio que actualmente pinta para consolidarse como un clásico en el calendario de cada año.

Con el rayo del sol asando lentamente todo, el viernes arrancó una nueva edición rosarina (la tercera) del festival de la cerveza. La expectativa que se generó después del éxito que tuvieron las versiones 06 y 07, hizo que el público se acercara desde temprano al Hipódromo. Por eso, cerca de las cinco de la tarde del viernes, unas 500 personas disfrutaron del set de Austria (banda ganadora), que desplegó un buen puñado de canciones de sonido brit para abrir el Quilmes Rock 08.

En medio de un calor sofocante, Rosario Smowing subió al escenario para calentar aún más el ambiente incitando al baile con la energía de sus temas. Los bronces sacaron a relucir lo mejor del grupo de Casanova y cia, y deslumbraron a quienes desconocían su música, pero también lograron que se hablara muy bien de la banda durante los dos días.

Mientras el público seguía ingresando con normalidad, la gran mayoría se ubicaba en la zona de la tribuna, en busca de un poco de sombra. Pero los más fanáticos se arrimaron hasta las tablas para ver bien de cerca a Guasones. Dentro de una grilla donde el reggae brilló por su ausencia, la propuesta de los de La Plata fue la más rockera del Día 1. Aunque todavía el público local muestra cierta indiferencia hacia ellos, la banda sonó ajustada, prolija; repasando parte de su discografía y presentando los temas de su reciente trabajo discográfico, Esclavo.

Minutos más tarde, Mancha de Rolando disparaba una seguidilla de archiconocidos hits radiales y le empezaba a cambiar la cara a la tarde. El carisma de Manuel Quieto conquistó a todos los presentes, logrando contagiarlos con su música. Sonaron temas como “Mago de la lluvia”, una interesante versión de “Alta suciedad” y un buen número de esas canciones que todos cantan casi sin pensar la letra, para cerrar con “Arde la ciudad”, en un guiño a un día en donde “a pesar de que el calor es tremendo, ustedes hacen que esto valga la pena”.

A esa altura, la temperatura había bajado levemente. Pero cuando La Vela Puerca arrancó a tocar “Va a escampar” la gente generó un clima intenso que no tuvo un mínimo de pausa durante todo el show de los uruguayos. Aunque también hay que decir que por momentos el sonido no acompañó. Mientras el volumen alternaba buenas y malas, se saturaban los parlantes, lo cual opacaba el gran recital de una de las bandas que más creció en los últimos tiempos. Dentro del rock rioplatense, con Teysera a la cabeza, La Vela cada día suena mejor y se ha ganado un lugar en el rubro de los más convocantes. Unas ocho mil personas se dieron cita en el predio para disfrutar de “El señor”, “Mi semilla” y “El viejo” –entre otros–, cuando la oscuridad empezaba a caer.

No mucha más gente se arrimó hasta el Hipódromo para el cierre de esta primera jornada festivalera. Un dato no menor y llamativo, ya que la Bersuit es la gran banda popular de Argentina. Quizá el show de mediados de año en el estadio cubierto haya alejado a los menos seguidores, pero eso no opacó la alegría sonora que generan cada una de sus melodías. Lo cierto es que ni bien se escuchó “Qué pasó?” la fiesta dijo presente. Entre “Laten bolas”, “La soledad” y “Mi caramelo” (uno de los puntos más altos de toda la noche), fue paseándose una lista de temas que recorrió parte de la última placa (?) y los éxitos que le dieron fama a la banda.

El Pelado Cordera, con su habitual personalidad arrolladora, motivó constantemente al público para que cante y baile, habló de Rosario como lugar de nacimiento de la banda (¿demagogia?) e incluso le dedicó “Murguita del Sur” al Che. Sobre el final llegaría “Yo tomo” y un cierre a todo ritmo bersuitero de la mano de “La bolsa”. Habían pasado unos pocos minutos del sábado y la salida abría sus puertas. El primer día agotaba la música en vivo, pero dejaba la grata sensación de que todavía había mucho por escuchar y disfrutar en las próximas horas…
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo