Registrarme
Shows | Lun, 2 de May de 2011

Cuarteto de Nos Canciones agradables al oído humano


Viernes 29 de abril - Willie Dixon

 

El Cuarteto de Nos pasó el fin de semana por Rosario para continuar presentando las canciones de su último disco, Bipolar, y brindar un repaso a sus mejores éxitos.

La puesta en escena del show fue interesante; gran variedad de luces, una pantalla que proyectaba imágenes y fragmentos humorísticos actuados por el grupo y un muy claro sonido.

El comienzo fue a puro ritmo de cumbia-rock con “Bipolar”, el track homónimo del disco. Luego de las primeras ovaciones, la banda se dedicó a recorrer las mejores canciones de su reciente material y de Raro, disco editado en 2006. Por tal motivo, sonaron la divertidísima “Nada es gratis en la vida”, que narra una desopilante historia fruto de un embarazo no deseado, el hit “Ya no sé que hacer conmigo”, en el que el protagonista de la canción ´ya lo probó todo’, “Así soy yo” y “Hoy estoy raro”.

Minutos más tarde llegó el turno de “Malherido”, una canción en clave funky acompañada por fragmentos de guitarra con reminiscencias surf. Luego Roberto Musso demostró en la rapeada "Mi lista negra" que puede rimar y rimar sin perder la voz y el sentido de la musicalidad. Posteriormente tomó la posta el bajista Santiago Tavella, quien con absoluta y natural teatralidad le puso voz y baile circense a “Corazón maricón”, tema perteneciente al disco Canciones del Corazón (1990).

Para “Nada me da satisfacción”, la banda se calzó el traje disco-rockero y le demostró graciosamente al público que el más pleno inconformismo es nocivo para la salud: la religión, el cotillón, el bingo, el domingo, el fair play, el deejay, la oficina, la rutina, el Shopping, el dopping...¡todo aburre!

Después de la payada rocker en “Breve descripción de mi persona”, el vocalista declaró que “me encanta tocar el tema que viene”, pero instantes después se pudo ver un video proyectado en el cual el músico le comentaba al baterista que en realidad esa canción lo tenía cansado. Luego de la broma, se vino el estallido masivo del público con la interpretación de uno de los cortes de difusión de Bipolar, “El hijo de Hernández”. El tema es redondo: estribillo ganchero, sintetizador pegadizo -a cargo de Santiago Marrero- y obligado solo de guitarra. Una pinturita.

El bajista volvió a intervenir en “Pobre papá”, track que luego le dio paso a “Miguel Gritar”, el otro single difusión y nuevo video que tiene el último disco. Ya sobre el final de la presentación, la agrupación interpretó aquella canción que hizo conocida a la banda en la Argentina en 2006, es decir el ultra radiado “Yendo a la casa de Damián”.

En los bises, el ahora quinteto hizo alusión al narcisismo (amor a la imagen de sí mismo) con “Me amo”, que contó con la participación especial del infaltable Pancho Chévez en armónica, para luego despedirse finalmente con el hit “Invierno del 92”, a pura rima, gracia e impecable musicalidad.

Un clásico uruguayo
El Cuarteto de Nos le dio vida nueva al rock uruguayo durante la década de los 90' y fue recién a mediados de la actual cuando cobró notoriedad en Argentina y el resto de Latinoamérica. Sus líricas irónicas y graciosas son simples pero a la vez intrincadas: muchas veces tratan acerca de estados de ánimo o aspectos de la personalidad humana pero siempre a través de una vuelta de tuerca humorística que incluye una historia que brinda una explicación a ese sentimiento o forma de ser.

Las frases a veces se entienden rápidamente y en determinadas ocasiones requieren de cierto conocimiento intelectual, (ejemplo: "Ya leí a Bretón y a Moliere, ya dormí en colchon y en somier"), pero lo más llamativo es la genialidad con la que el grupo compone. Para decirlo de otra manera: todas las canciones son agradables al oído -sean comerciales o no- y ahí radica la grandeza del grupo.

Por otra parte, merece un reconocimiento la precisión con la que se ejecutan las composiciones en vivo: ni una nota de más, ni una de menos y toda la banda con el tempo de su parte. Los músicos denotan un gran conocimiento de aspectos armónicos, rítmicos y de su propio instrumento, pero el resultado final, su juego en equipo, es eficaz, divertido y peligrosamente adictivo. ¡Hasta la próxima Cuarteto!

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo