Registrarme
Shows | Lun, 15 de Abr de 2013

Bulldog Clásico

Willie Dixon - Sábado 13 de abril de 2013

Sentado sobre un retorno en el escenario Mantu observa a sus seguidores que gritan desaforados el estribillo de “3° D”. “Está bien… está todo bien” es la frase  indicada para que el cantante se relaje. En su rostro convive una  sonrisa forjada por el apoyo de centenares de gargantas y la bronca que le produce el inesperado final del recital merced a un inconveniente técnico.  Atrás quedó más de una hora de intensidad musical en el cual Bulldog despidió Pogo, punk y sentimiento, que sirve de columna para un repertorio que desde el inicio con “Antigil” hasta “El ángel de la muerte” (promediando el desenlace) mantuvo a la gente “al palo”, parafraseando al  cantante.

La cartelera del Dixon anunciaba, el sábado, otra reunión cumbre del punk rock, con Bulldog (el crédito local) y Mal Momento. Dos bandas que fueron protagonistas de los comienzos de este movimiento y actualmente su alcance popular trasciende al mismo círculo cerrado del estilo. Las galerías superiores del “templo del rock” estuvieron colmadas. Crestitas adolescentes y muchas remeras de Bulldog demostrando la afinidad y el orgullo   con sentimiento de localía de un público que desde hace un tiempo en sus presentaciones cambio la casaca de Attaque 77 o de Ramones por la del grupo rosarino y todo por el “Boca en boca, sin publicidad. Sin ser tan mediáticos, así es el perro” explicó Mantu durante alguna parte del show.

Antes, la banda de Hermann había arrancado su presentación con toda la fuerza, “Directo a la luna” como expresaba inspirado al micrófono en “El diablo en el bar” y lejos de los fantasmas de pasadas presentaciones. Mal Momento luce más organizado que años atrás. La constancia de sus músicos se traduce en buenos recitales con grandes canciones que mostrar y un frontman con una presencia escénica única. Una hora continuada del mejor repertorio de “Malmo” que incluyó tonadas tranquilas como “El amor no es para mí”, las veloces y rockeras “Quiero ser tu dueño”, “Adonde fuiste”  o “La naranja no es mecánica” y una puesta a punto del ambiente con la participación de Mantu compartiendo voces en “Corriendo el riesgo” en el final.

“Somos humildes trabajadores durante estos veinticinco años” dijo el frontman de Bulldog después de recorrer las estrofas de “El campo de los sueños”, sencilla receta para comprender el por qué del lleno total en cada recital que hacen en la  ciudad. Simples en su música y sus palabras lo de la banda rosarina es pura energía y diversión con una puesta tan profesional que hasta incluye el detalle de sistemas  inalámbricos  (poco habitual en el medio) para que WillyRata transiten libremente las tablas y aporten  su parte al espectáculo.

La pasión que genera esta banda rosarina desbordaba la seguridad del Dixon que contuvo durante todo el show las audaces trepadas al escenario para estrecharles la mano a los músicos  o recibir una púa con mejor suerte. “Es así”, “Rotas cadenas” y “Mi sol, mi amor, mi perdición” incitaban multitudinarios pogos que repentinamente se suspendieron tras un percance técnico, cuando se silenciaron  los micrófonos e instrumentos. Desde ese instante, se puede relatar una historia de afecto y respeto mutuo: los músicos dando lo mejor de sí y haciéndose cargo del viejo dicho del espectáculo: “El show debe continuar”. Con problemas de sonido, cerraron con algunos clásicos como “Mas que diez” o “Volar volar” mientras que los asistentes multiplicaron la fiesta por todos los rincones y  tomaron un rol protagónico elevando sus voces  y agradeciendo el esfuerzo que hacían ante las condiciones adversas.

En esa postal de tiempo,  la relación de Bulldog con sus admiradores rosarinos pareció marcarse a fuego. Un pacto de fidelidad  que se mantiene con el paso de los años cuando comenzó pequeño grupo hace mas de veinte años y creció hasta convertirse en un   fenómeno de la cultura musical rosarina que se transfiere de generación en generación.  

 


  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo