Registrarme
Sonidos Emergentes | Jue, 26 de Ago de 2010

Turbadores Attitude


En el micro mundo del rock siempre conviene sumar que dividir. El problema es que a veces la variedad de estilos, género, subgéneros y demases, juega a favor de lo segundo y por lo tanto en contra del crecimiento de la movida. Aunque en Rosario el público es abierto y suele mezclarse en recitales de punk, rock, reggae, ska y otros; la separación entre escenas opera de todas formas. Turbadores es una banda de chicos, que con apenas 20 años y un puñado de shows encima, entendió que de nada sirven las clasificaciones y muy por el contrario cree en la diversidad de influencias. Es más, en su corta historia han compartido escenario con bandas de blues, punk, grounge y de pop punk melódico (viernes 27 en la fiesta TNT, Misión del Marinero).

Si bien parten de rock n’ roll más salvaje de Iggy Pop & The Stooges, New York Dolls o The Rolling Stones; el grupo está abierto a hacerse camino en el estilo que sea. Cris Bratina (voz y bajo), Cone Gómez (guitarra y coros), Tomi Belloso (guitarra) y Martín Dominguez (batería); tienen en claro que lo principal es no atarse a nada. “Hoy el grupo suena crudo, rockero, pero capaz mañana eso cambie”, aclaran y marcan la lógica de ejemplos a seguir: Led Zeppelin, Pearl Jam o The Clash, entre otros. Y es precisamente la banda de Joe Strummer la que mejor define el gusto de estos cuatro chicos-músicos, por lo menos en cuanto a la experimentación, a la actitud punk rocker, y a eso de no querer quedarse quietos en un solo sonido.

 


Los cuatro son pibes de barrio que si bien reparten horas entre el estudio y el trabajo, saben que la música es tan o más importante que el resto de sus actividades. Cris y Martín trabajan en una fábrica (el primero estudia sonido, el segundo batería); y Cone y Tomi cursan en la facultad, pero el tiempo para el ensayo no se toca. En el grupo cada uno aporta lo suyo, y es común que los discos pasen de mano a mano, porque los gustos son bien diferentes y ahí está la clave del sonido de Turbadores. Además de juntarse en la sala cada semana, son amigos que patean juntos, van a los recitales, y no le pierden pisada a las bandas locales que les gustan. Y eso, juega fuerte a la hora de curtirse en la escena.

Todavía en formación, Turbadores es un banda nueva que asoma con la frescura de quien quiere aprender rápido pero con la paciencia necesaria para no subirse a ningún carro. Por elección o porque simplemente les sale así, sus integrantes prefieren no ponerse un rótulo que los encasille en un palo musical en particular. Lleva tiempo descubrir el sonido, conocerse con la música, acomodarse a los escenarios, pero los Turbadores por lo menos ya tienen el camino (musical) libre para crecer.    

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo