Registrarme
Shows | Lun, 30 de Ago de 2010

Desprender del Sur Aristimuño intimo


Viernes 27 de agosto - Metropolitano (Alto Rosario)

Lisandro Aristimuño se presentó en nuestra ciudad para mostrar su nuevo material, además de repasar lo mejor de su repertorio. Las crónicas del viento, disco doble que vio la luz en 2009, es su cuarto trabajo de estudios y el primero editado con su nueva productora Viento azul discos.

Más rockero en su forma de ser y trabajar que en su propia música, la apuesta del songwriter patagónico va del pop al folclore y al rock con guiños a la electrónica, haciendo culto de la canción.

El comienzo del show fue con dos hits de reciente cosecha, “Es todo lo que tengo y es todo lo que hay” y luego la bella “Azúcar del Estero”. Las bondades de El Rastro, hermanito menor del salón Metropolitano principal, permitieron un clima de intimidad en el cual el público escuchó con respeto las composiciones, comentarios y chistes de este referente del indie nacional.

En el mundo Aristimuño hay lugar para el compromiso social, así lo demostró el rionegrino dedicando “Green lover” a las abuelas de plaza de mayo, y también para homenajes varios a músicos que lo han influenciado. De esta manera el clásico de Bob Marley “Get up stand up” se metió en medio de “Tu nombre y el mío” y el himno beatle “Help” hizo lo propio al final de “39°”.

Tampoco faltó el recuerdo de su Viedma natal antes de “Puente”, la gran “Desprender del Sur”, que en su versión de estudio tiene como invitado a nuestro Fito Páez y el hit de 39° “Me Hice Cargo De Tu Cruz”.


Los azules turquesas (mismo nombre que su primer trabajo) son la banda que acompaña a Aristimuño, con Carli Arístide en guitarra, Rocío Aristimuño en percusión, Martín Casado en batería y Leila Cherro en chelo. El conjunto tuvo en la noche del viernes dos acompañantes rosarinos y de lujo. Claudio Cardone, músico de Luis Alberto Spinetta, arriba del escenario en los teclados y Franco Mascotti en la consola encargado del sonido. El integrante de Austria también grabó y mezcló el primer CD del último trabajo.

“Luz divina”, que no estaba en el setlist inicial, se coló en los bises y para el final “Canción de amor” también con “Goodbye blue sky” de Pink Floyd y “With or without you” de U2.

Así se despidió, después de dos horas y media, con canciones propias y ajenas, complaciendo a su público y a él mismo. También con el sentimiento, el talento y la ilusión que trajo desde la Patagonia a Buenos Aires hace ya 8 años para triunfar con su guitarra, cosas de un soñador.

 



.

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo