Registrarme
Shows | Sab, 27 de May de 2006

Cielo Razzo Ante casi cinco mil personas los rosarinos pisaron con éxito el Estadio Pepsi Music.


Desde el principio, cuando imaginábamos que el crecimiento de Cielo Razzo podía ser ilimitado, todos, con ansias, esperábamos el Obras. Quizás por algún fetiche de deseo, pensando, "son la primera banda rosarina en llegar al Templo del Rock". También corría por la cabeza el gustito de que una banda del interior llenara el punto central del rock en Capital. Y llegó. Era muy creíble ver a miles de personas con remeras adornadas por el Código de barras, o la tipografía de la banda. Lo era más aún sentir el aliento permanente del estadio lleno. Si en algún momento se cruzó por la cabeza pensar "que increíble todo esto", se borró completamente de la mente cuando comenzó el show. Los primeros acordes de "Alma en tregua" desataron la furia contenida de casi cinco mil personas, y todo pasó a ser muy creíble. Los movimientos de Pablo Pino al frente de la banda, la solidez de Javier Robledo (batería), los arreglos de Diego Almirón (guitarra) y Marcelo Bizarri (teclados), tuvieron sus puntos más fuertes en canciones como "La Cruz", "Perros" y "Charlone", y junto al resto de la banda, hicieron que el show fuera lo más creíble en la escena ascendente del rock argentino, hablando en términos cuantitativos. Que Cielo Razzo haya llegado a Obras, es producto de buenas canciones, y pasa a ser anecdótico el hecho de estar tocando en el templo del rock cuando se ve sobre el escenario una banda que a los desafíos ya los supera antes de enfrentarlos. O sea, ya pasó Obras, y lo que quedó (más allá de lo significativo de la fecha para la cultura rosarina) es la gran satisfacción de escuchar una banda preocupada en tocar bien, de superarse siempre en el plano musical, y que además es convocante.

Vándalos: Como si fuera poco, Cielo Razzo invitó a Los Vándalos como grupo soporte. La banda más emblemática de la ciudad, brindó un show de diez temas que supieron, de menor a mayor, ganarse al público que no los conocía, y hasta llegando al final, se escucharon algunos cánticos de acompañamiento a los muchos rosarinos que los alentaron desde el principio. "Principito" y "Como Mierda" fueron los temas de principal atención en Obras, y los que desataron el acompañamiento de palmas y coros.

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo